Aula Voz Gema Vau

Formamos expertos en voz

7 automasajes de cuello para liberar tu tensión vocal

Empezaremos por el cuello. Respira hondo y sigue este orden …

  • SCM– El músculo esternocleidomastoideo está ubicado a ambos lados de tu cuello (ver GIF más abajo). Desde la oreja hasta la parte inferior del cuello, masajéalo con los dedos. Como siempre debemos hacer, empieza con suavidad y ve añadiendo presión. Estos músculos son grandes y poderosos, así que requieren un poco más de presión para relajarse. Tomate unos 60 segundos en este gigante muscular.

1

  • Cuello y barbilla– Este es un gran ejercicio de Daniel Zanger Borch. Pon tus manos en lo alto de tu pecho como si estuvieras tirando de la piel hacia abajo. Ahora, sube tu mentón y estira tu mandíbula hacia el techo por un segundo. Debes sentir el estiramiento en todos los tejidos que recorren arriba abajo tu cuello. Abre y cierra tu mandíbula en intervalos de un segundo durante 20 segundos de esta posición.

2

  • Manipulacion laríngea– Quizá no te guste. Lo sentimos. Una vez que hayas reunido la valentía, coge tu laringe entre tus dedos y muévela de lado a lado con suavidad durante diez segundos. Puede ser que sientas un click-clack, que aunque da algo de grimita, es totalmente normal.

4

  • La raíz de la lengua – Otra técnica de relajación muy conocida es aplicar algo de presión a la raíz de tu lengua, justo debajo de la barbilla, con tus pulgares. Mantén la presión por treinta segundos.

5

  • Relajación de mandíbula parte 1– Para calentar las fibras, traza una línea desde la parte inferior de tu mandíbula, hacia los carrillos y sigue hasta las sienes. Tómate como treinta segundos. Usa poca presión, como si fuera mas bien un deslizamiento sobre la piel. Te quedarás dormido…     

6

  • Relajación de mandíbula parte 2– El dolor que este ejercicio te puede provocar es por cortesía del coach vocal Matthew Edwards y su video. Puedes escribirle para darle las gracias si te gusta. Encuentra el hueco justo debajo de tu pómulo y aprieta fuerte con los dedos. Mientras se quedan ahí, abre la mandíbula todo lo que puedas. Puede que llores un poco pero no pasa nada. El músculo masetero anudado en esa zona se relajará debajo de tus dedos, lo cual solo puede ser bueno para ti. Repite diez veces.

7

  • Relajación de mandíbula parte 3– Pon tus manos planas delante de tus lóbulos y muerde. Deberías sentir el músculo abultado que sobresale alrededor de la articulación maxilar. Ahora pon tus dedos ahí y aplica presión, suave al principio, directamente en ese músculo. Probablemente notes algo de sensibilidad, pero manten la presión hasta que desaparezca. Date treinta segundos.

IMG_0808

 

———————————————–

*Traducción por Gema Vau del post original de The Naked Vocalist

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 6 agosto, 2018 por en Sin categoría.

Navegación

Contacto

auladevoz@gemavau.com

Skype

gema.vau

Consultar horarios disponibles
A %d blogueros les gusta esto: