Aula Voz Gema Vau

Formamos expertos en voz

El Buen Camino – Coaching

Yo no puedo decirte cuál es tu vocación ni qué camino debes seguir, pero sí que puedo animarte a que antes de seguir un camino lo examines para comprobar si es bueno para ti y para el mundo.

El buen camino se caracteriza por 4 elementos.

1. Te hace sentir realizado.
Si lo que haces no te llena, no te hace sentir buen cuando trabajas en ello y cuando termina la jornada, entonces es una señal clara de que algo no va bien, y que deberías seguir buscando.

2. Te permite ganarte bien la vida.
Las personas no vivimos del aire, necesitamos dinero para llevar vidas plenas y satisfactorias en este mundo en el que vivimos. Sin entrar a valorar cuánto, deberías ser capaz de vivir con comodidad según tus necesidades y aspiraciones. Algo te puede interesar y gustar mucho, pero si no te da (o puede llegar a darte) el suficiente dinero para que tú y los tuyos viváis bien, entonces será un hobby pero no una vocación.

3. Aporta un valor positivo al mercado.
Un buen camino es aquel que te permite ganar dinero a cambio de aportar un valor positivo al mercado. Hay muchas formas de ganar dinero y no todas tienen un impacto positivo en el mundo, por ejemplo el juego, las actividades criminales, ganar dinero creando y promoviendo adicciones al consumidor, vender productos o servicios que perjudican la salud o que van en contra de los intereses del cliente etc. A veces profesiones que pueden ser consideradas como positivas, como es el caso de la medicina y la abogacía, pueden convertirse en negativas, si no se ejercen con ética y se prioriza el hacer negocio a la salud del paciente o a los mejores intereses del cliente. Lo mismo sucede con algunos políticos que, en vez de servir a la gente que los votó, se sirven de su cargo para satisfacer únicamente sus intereses particulares y los de su círculo cercano de familiares y amigos. Pregúntate si lo que haces con tu trabajo mejora la vida de otras personas o las perjudica. Pero no es suficiente con no hacer daño, debes hacer algo bueno. Solo este puede ser considerado un buen camino, en el que no solo te ganas bien la vida sino que, además, contribuyes a un mundo mejor.

4. Deja un legado para el mundo.
Más allá del valor positivo que aportes al mercado con tu trabajo, debes considerar qué legado estás dejando al mundo, para cuando tú ya no estés. Nuestra vida y nuestros años de trabajo deben servir para dejar algo que nos sobreviva y que, de alguna forma, cause un impacto positivo en el mundo, en las gentes que lo habitan y en las generaciones que están por llegar.
Si tu actividad profesional o negocio cumple con estos cuatro elementos, entonces estás siguiendo el buen camino. Y RECUERDA que tu camino no es un destino al que quieres llegar, sino un trayecto que has de recorrer.

(Extraído del libro “Descubre tu camino” de David Cantone)

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 3 agosto, 2016 por en Sin categoría.

Contacto

auladevoz@gemavau.com

Skype

gema.vau

Consultar horarios disponibles
A %d blogueros les gusta esto: