Aula Voz Gema Vau

Formamos expertos en voz

El Arte de ser Profesor

El arte de ser profesor

Todos hemos sido alumnos alguna vez. En cuanto a la enseñanza de la música, el canto… salvo excepciones, todos hemos tenido contacto aunque sea en el colegio en la asignatura obligatoria, con un profesor de música.

Tan sólo por el hecho de haber sido alumnos, a veces caemos en la trampa de pensar que sabemos cómo se enseña. Nos atrevemos a juzgar (a veces de forma bastante cruel) a los profesores, al igual que lo hacemos con los padres: como esos seres infalibles, que dominan su terreno y no se les permite ningún tipo de fallo.

Algunos de nosotros, (alumnos en otro tiempo) en un momento dado, decidimos convertirnos en profesores.

Y es entonces cuando nos damos cuenta de que ser profesor, es una tarea de una magnitud que no habíamos sido capaces de calcular antes.

Es un arte, el arte de inspirar a los alumnos siendo más que un profesor: un mentor; de llegar al estudiante y tocar algo en su interior, de marcar una diferencia en sus vidas, y en definitiva de transmitirles y enseñarles, sin trampa ni cartón a utilizar su instrumento y sacar lo mejor de él. De contagiarles la motivación para que no desfallezcan en esta carrera de fondo que dura toda la vida y proveerles de recursos psicológicos y seguridad, y no sólo de rudimentos.

El profesor (de instituto, de colegio, de música, de canto…) no tiene tiempo de ir poco a poco ascendiendo en su carrera profesional, y recibir paulatinamente responsabilidades según va avanzando en su carrera, como sucede en otras profesiones.

El profesor, se hacer responsable del todo por el todo, el primer día que pone un pie en el aula, o que toma bajo su tutela a su primer alumno.

Y eso, a veces es una presión que hace que el punto de comienzo a enseñar se dilate en el tiempo en beneficio de la formación, pensando que no estamos preparados (aunque tengamos una vocación clara para ello) o hace que temamos que los primeros alumnos se queden con las primeras impresiones y el trabajo, la valía y el desarrollo del docente, se estanque presa de lo que pensamos que quedó en la mente de esos primeros alumnos.

Yo comencé en su día a dar clases de canto, y me di cuenta de que mi método cojeaba. Inmediatamente, dejé por un tiempo de impartir clases hasta nutrirme con lo que me faltaba, y volví a la carga. Hoy puedo decir que soy una profesora de canto muy completa, pero no puedo negar que me queda mucho por aprender, por afianzar y mucho recorrido por andar para convertirme en una “artista” de la enseñanza.

Si estás pensando en ser profesor de música, enhorabuena y déjame decirte que ERES NECESARIO. Al igual que los compositores, que los grupos noveles, que los estudiantes ávidos por aprender música, que los padres que se siguen preocupando de inculcar este amor a la música en sus hijos y lo consideran esencial en su educación.

No pienses que debes esperar a lanzarte a enseñar hasta pensar que estás 100% preparado, porque nunca lo estarás. Simplemente fórmate y llegado el momento, mírate honradamente en el espejo. Si consideras que tus conocimientos son suficientes, valora justamente lo que ofreces, y ponte a ello.

Estoy segura de que un estudiante, te está buscando precisamente a ti ahora mismo.

 

En el Aula de Voz de Gema Vau formamos profesores para mejorar su desempeño en las clases de canto. No dudes en preguntarnos más información.
Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 3 agosto, 2016 por en Sin categoría.

Contacto

auladevoz@gemavau.com

Skype

gema.vau

Consultar horarios disponibles
A %d blogueros les gusta esto: